UN DÍA EN EL TAJO DEL ÁGUILA. ALGAR

Buenas ricoviajeros!!

Hoy os traigo la crónica de una visita que hemos hecho al complejo turístico Tajo del Águila, en Algar, en la sierra de Cádiz.

En vísperas de mi 18º cumpleaños…jeje ya quisiera!!…de mis 35 añazos casi cumplidos, decidimos ir de excursión a la sierra, aprovechando otro de estos días tontos del verano que tenemos en Cádiz. Si la última vez visitamos la playita de la sierra en Zahara debido al temporal de viento de levante, esta vez, el causante de nuestra excursión a la sierra en pleno agosto fue el viento de poniente, si, ese que da fresquito en la playa y te da frío a partir de las seis de la tarde.

Acompañado como no de Lucía, y además, esta vez de mis amigos Samuel y Alba, decidimos poner rumbo en coche a Algar a eso de las  diez de la mañana; sí, esta vez no hubo “hora de los flojos”, ya que el Tajo del Águila abre a las once, y recibe gran cantidad de visitas para hacer las actividades en el embalse.

El complejo recreativo Tajo del Águila se encuentra a unos cuarenta minutos de Jerez en coche,  exactamente a un kilómetro del pueblo de Algar, y está perfectamente señalizado al llegar.

 

Me vinieron muchos recuerdos a la mente, como el día de la visita a Arroyomolinos, ya que también estuve de campamento en Tajo del Águila cuando tenía doce años. He de decir que el sitio ha cambiado bastante, ya que del antiguo camping hemos pasado a cabañas preciosas de piedra que invitan a quedarte, e incluso hay un chiringuito con piscina y unas vistas espectaculares al embalse.

El sitio ofrece actividades náuticas, kayak, hidropedales y hasta tienen un velero oceanis 40, el cual captó mi atención nada más llegar (ayy estos hombres de mar).

IMG-20180815-WA0035

Las actividades duran tres horas, de once a dos, y de cuatro a siete, no se alquilan por horas como ocurre prácticamente en todos los sitios que ofrecen actividades acuáticas, y cuesta diez euros por persona, un precio muy asequible para todos, pues son tres horas.

En nuestro caso elegimos dos kayak dobles, para ir los cuatro, y preguntamos a los monitores los sitios de interés. Hay varias opciones, pues el embalse de Guadalcacín II es enorme. Nos recomendaron una zona con cataratas, donde se puede ir con el kayak a la orilla y desembarcar. La zona es preciosa y el agua de las cataratas está congelada en comparación con la del embalse!!

Al principio hay mucha gente en la catarata lógicamente, pues es la principal novedad que encuentras al principio, así que decidimos seguir paleando y volver de vuelta, todo un acierto porque la tuvimos para nosotros solos a la vuelta.

Nos adentramos bastante tiempo en el embalse, hasta llegar a un puente por el que pasa la carretera de los pueblos de la sierra. Ahí decidimos volver, cuando aún nos sobraba como hora y cuarto.

Cuando llegamos a las cataratas desembarcamos en la orilla y nos bañamos, menuda gozada el agua fresquita después del calor que hace remando!!

Al volver, tranquilamente, nos encontramos con la excursión del velero que había visto en el embarcadero al principio, y me contaron que hacen ruta por 12,50 euros por persona, y te incluye cervecita y tapitas, un precio súper barato, y os lo digo yo que trabajo en el sector náutico.

El complejo cuenta con un restaurante para comer, pero al ser día quince de agosto, fiesta nacional, estaba cerrado, no así el chiringuito con la piscina, pero no tiene comida.

Uno de los chicos de allí nos recomendó un bar en el centro de Algar, que por lo visto es de ellos, y te reservan mesa. El bar se llama “La dehesa” y tiene precios muy buenos, con tapas desde 2,50 euros y platos buenísimos desde 5 a 11 euros, la carne un poco más cara, pero todo genial!.

Yo elegí gallo a la plancha, Lucía pidió pez espada, Samuel optó por una sepia a la plancha y Alba por un pollito empanado, todo acompañado por una ensaladilla y unas patatas cheedar para el centro, más cervezas y refrescos. La cuenta 49,50, barato para todo lo que comimos.

Después de comer nos volvimos al chiringuito del Tajo del Águila y nos dimos unos chapuzones en la piscina, con mojitos y otros cócteles que te hacen allí. Cuestan cinco euros y no están nada mal.

Las vistas desde el chiringuito son simplemente espectaculares, con el embalse y la sierra de fondo, y más increíble aún es la puesta de sol, una maravilla!!.

Allí nos quedamos a disfrutar del “sunset”, y después rumbo a casa, pensando en los 35 añazos que me caen en las espaldas, pero con las mismas ganas de fiesta de siempre y la misma ilusión!!!!.

Hasta la próxima!

 

  • Lo que más nos gustó: Sin duda el entorno natural, los precios y las actividades, y cómo no, la maravillosa puesta de sol entre mojitos.

 

  • Lo que menos nos gustó: Está muy bien todo, pero echamos de menos quizás un sitio donde poder dejar las pertenencias y cambiarse, ya que vas al agua y te mojas!

Te dejan un bote estanco para meter objetos de valor y llevarlos en el kayack, pero aun así echamos de menos un sitio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.