Visita al Valle del Genal. El castañar de Pujerra y Júzcar, el pueblo pitufo.

Buenas ricoviajeros!

Como ya os adelantaba en los post anteriores, el otoño ha llegado con fuerza a Andalucía este año, tanto que ha llovido de una forma descomunal, con lo que mis excursiones a la sierra y al campo se han visto afectadas de lleno por el tiempo; ni para una barbacoíta en el campo un dominguito nos ha permitido.

El finde pasado al fin el tiempo dio una tregua, y aprovechamos para irnos al Valle del Genal, un sitio que me encanta porque es perfecto para hacer fotos, una de mis aficiones favoritas, porque tiene un colorido muy muy especial, como los otoños que salen en las películas.

El Valle del Genal está en la provincia de Málaga, pasando Ronda, en plena serranía, y es una auténtica maravilla natural que tenemos aquí en el sur, famoso por los castaños que abundan en todo el valle, y que en esta fecha, recién terminada la campaña de recolección, tiene un colorido, como os comentaba, que es espectacular.

 

Aprovechando que mi hermana y mi cuñado viven en Málaga, hemos pasado el finde en su casa, que nos ha servido de base, además de estrenar la maravillosa furgoneta que han adquirido hace poco, un barco como a mí me gusta, pero de tierra, equipada con todo para viajar y viajar sin parar y buscar mil aventuras.

SONY DSC

EL Valle del Genal está a unas dos horas de camino en coche, tanto desde Jerez como desde Málaga. Además se hace bastante pesado por la cantidad de curvas que hay para llegar, aunque el paisaje que vas viendo compensa todo el esfuerzo y el palizón.

El Valle se encuentra rodeado por sus pueblecitos típicos,blancos, de calles estrechas, como Igualeja, donde nace el río Genal, que da nombre al valle, Pujerra, Parauta, Alpandeire y Júzcar, el famoso pueblo azul de los pitufos.

Salimos el sábado temprano con dirección a Igualeja, para ver el lugar donde nace el río. Cuando llegamos estaba todo lleno de senderistas, ya que en fin de semana el lugar se llena de turistas. El río Genal nace en una especie de gruta, a la que te puedes acercar, y tiene una especie de mirador donde puedes hacerte fotos.

SONY DSC

A cinco kilómetros de Igualeja se encuentra Pujerra, donde está el sendero precioso que da acceso al castañar, una auténtica maravilla natural. Recién terminada la campaña de recolección de castañas, aún quedan bastantes erizos llenos, y puedes coger rápidamente una bolsita llena de castañas, una experiencia muy muy divertida, sobre todo para los más pequeños. Vimos bastantes familias paseando y cogiendo castañas.

Tras dar un paseo de varias horas y hartarnos de coger castañas – sobre todo mi hermana y mi cuñado – decidimos volver y almorzar en el pueblo, así que nos metimos en un restaurante que se llama Buxarra, que recomendaba una conocida web.

La comida estaba buena, pero echamos de menos comida típica de la zona, sobre todo los guisos y postres que hacen con castañas. El servicio muy muy lento, estuvimos una hora y media para comer, y la verdad que nos hizo perder muchísimo tiempo para visitar otros sitios. Pedimos migas, croquetas y carne en salsa, pero nada fuera del otro mundo para mi parecer.

Tras comer pusimos rumbo a Júzcar, el conocido pueblo pitufo, que estaba aún más lleno de turistas que los demás. El pueblo azul es muy curioso, pues hace unos años el estreno de la película “Pitufos” se estenó aquí a nivel mundial, y tal fue el éxito, que los vecinos decidieron en referéndum dejar el color azul para siempre, lo que ha supuesto una fuente de riqueza turística para toda la zona.

Merendamos y paseamos por Júzcar,  donde te puedes fotografiar con los pitufos por todos los rincones, o tirarte en tirolina atravesando el pueblo desde arriba, y tuvimos la oportunidad de charlar con una señora mayor del pueblo que volvía de recoger setas, a la que hice mil preguntas porque es increíble la de cosas de naturaleza que se aprenden con los lugareños, que además son gente muy abierta y deseando entablar conversación.

Cuando el frío empezó a caer, a eso de las seis y media de la tarde, pusimos rumbo a Málaga de vuelta, disfrutando de una cervecita en mi caso, porque la nevera de la furgoneta enfría más que la de mi casa!

Un día genial y una visita que hay que repetir año tras año, un sitio para desconectar de móviles (mis fotos son con mi réflex) y de todo lo demás, naturaleza pura, como nos gusta a Luci y a mí.

Saludos!

 

Como curiosidades, comentar que es el tercer año que visito este lugar. La última vez estuve en Alpandeire, donde nació el famoso Fray Leopoldo, que tiene muchísimos fieles por toda España, y donde se puede visitar la casa donde nació, que es regentada por familiares directos del famoso beato.

 

Lo que más nos gustó:

* El sendero por el castañar de Pujerra

* Coger castañas

* El paisaje y la naturaleza pura del lugar

Lo que menos nos gustó:

* El restaurante donde comimos, el servicio demasiado lento, nada atento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.