Bautismo de vuelo en avioneta

Buenas ricoviajeros!

El pasado fin de semana cumplí uno de mis sueños, pilotar! Y no un barco como de costumbre, sino una avioneta, una experiencia maravillosa que me regaló Lucía por navidad el año pasado. Tras la experiencia del Ferrari este año tocaba avioneta!

La actividad la hicimos en el aeródromo de Trebujena, un pueblecito a 25 km de Jerez, en el que opera un club de pilotos de vuelos ligeros y ultraligeros, además de avionetas, que además de paseos te ofrecen clases de aviación y hay una escuela para sacar las licencias  de vuelo.

La empresa que te lleva a hacer el bautizo de vuelo se llama Aerodis, pero la empresa que gestiona los bonos de regalo es emocionday, y el precio varía según la duración del tiempo de vuelo. Hay otra empresa que ofrece saltos en paracaídas allí mismo.

En nuestro caso, Lucía me regaló el vuelo de 45 minutos unos 110 euros, que la verdad se me hizo súper corto, ya que lo disfruté como un niño pequeño. Llegamos al aeródromo a las diez y cuarto de la mañana, sábado, que es el día que hacen la actividad, y a eso de las once ya estábamos despegando.

La ventaja de esta actividad es que te puedes subir con tu acompañante, solo pilota una persona, pero los dos disfrutamos igualmente en la avioneta.

El piloto te va explicando para que sirve cada aparato que va en la cabina y llega el momento en que, una vez en el aire, tú tomas los mandos y vas viendo cómo obedece la avioneta.

No os puedo explicar la experiencia porque hay que vivirla, pero para los profesionales de los yates como es mi caso, os diré que la forma de pilotar es muy parecida a la de los barcos, siempre movimientos muy suaves a babor y a estribor, porque es muy sensible el timón de cola.

Tras sobrevolar la zona de Costa Ballena, Sanlúcar, la desembocadura del Guadalquivir y el pinar de Doñana, pusimos rumbo de vuelta, sobrevolando el faro de Chipiona, el más alto de España.

La vista de la costa es increíble desde arriba, y además tuvimos la suerte de que nos hizo un día espectacular después de todas las semanas de lluvia que hemos tenido en noviembre.

Sin duda, una de las experiencias más chulas que he vivido hasta el momento, y que recomendaría a todo tipo de públicos

A los que me habéis preguntado si da miedo os diría que para nada, que una vez que despegas te pones los cascos para hablar, el ruido no te molesta y con las vistas te olvidas de todo rápidamente, y se te hace muy corto.

Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.